CAMINO DE SANTIAGO 2015, UNA EXPERIENCIA APASIONANTE


Fuente: Asociación Cultural Amplàries

Nuestra cultura occidental es el resultado de milenios de religión judeo-cristiana con sus luces y sus sombras, y los tres pilares que la sostienen se asientan en Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela, ciudades santas a las que se dirigían, respectivamente, palmeros, romeros y peregrinos. Los eternos conflictos en Próximo Oriente disuaden a palmeros. Ya no llevan a Roma todos los caminos y los que lo hacen son intransitables para un romero, por lo que solo nos queda EL CAMINO.

   Fomentado e impulsado por el gran emperador de occidente Carlomagno, gestionado por la Iglesia y protegido militarmente por la Orden de Santiago, ha sido recorrido por millones de peregrinos de todo el mundo que fueron los transmisores de la cultura atesorada en iglesias y conventos, transitando los caminos como si de venas de la tierra que confluyen en la arteria principal se tratara.

    La Asociación Cultural Amplàries desea aportar su granito cultural y ha elegido, como segunda actividad (la primera fue La Paella) de convivencia colectiva, realizar una parte simbólica del CAMINO, como ejemplo del propio camino que la Asociación desea recorrer.

    Se programó la actividad tratando de contemplar todas las variables posibles que facilitaran la participación de cualquier persona que lo deseara, independientemente de su edad y estado físico.

    Hoteles de tres estrellas, pensión completa incluida la bebida, autocar de apoyo y dos guías turísticos, uno para acompañar a los caminantes y otro para los acompañantes, que visitaron ciudades tan emblemáticas del camino como Burgos, León, Astorga, Ponferrada, Santiago de Compostela, etc. Desayuno y partida en el autocar hasta el punto de inicio de la ruta diaria, que es recorrida por todo el grupo en sus primeros metros. Breve despedida de los que se quedan de turistas, con su guía, y los que caminan a pie, con el suyo. Dependiendo de la previsión de la ruta se facilita un picnic para el camino.

    Al paso por cada pueblo, si algún peregrino consideraba que no estaba en condiciones de llegar al siguiente pueblo, se quedaba tranquilamente y se avisaba al autocar, que poco antes de que el grupo de supervivientes llegara al final de la jornada pasaba a recogerle. En escasas ocasiones fue necesaria esta labor del coche escoba. Los “turistas” salían a recibir al final de la ruta a los caminantes, y les acompañaban en la entrada al pueblo, final de la jornada.

    El camino requiere toda la atención, física y anímica, pone en íntimo contacto con la naturaleza y relativiza los problemas cotidianos. Enseña que eres más fuerte de lo que crees, cuando piensas que no puedes mas sucede algo que te renueva las fuerzas, creces ante las dificultades, crees que no podrás caminar otra jornada, pero a la mañana falta tiempo para ponerse en marcha, cuanto más dura es la jornada más satisfacción produce.

    Antes del CAMINO, e incluso antes de saber el hombre lo que era una estrella, veía las de la Vía Láctea que ya marcaban en el cielo, por todo occidente, un camino similar al de Santiago, un camino de estrellas, un camino que lleva al fin del mundo, el cabo de Finisterre, lugar donde moría el Sol, al que acudían asiduamente personas del mundo conocido y, entonces, planeta plano, para ver la tumba del sol desde la costa del insondable océano Atlántico, el océano de los muertos, la costa de la muerte (del sol), por lo que el sentimiento religioso por Santiago vino a sumarse al geográfico y al astronómico, además de alguna connotación exotérica y su coincidencia con el paralelo 42. No es casualidad que sea el único lugar de peregrinaje a pie que lleva un buen número de jornadas realizarlo en su totalidad y sea recorrido por millones de personas de todo el mundo y repetido por muchos, que no solo no ha desaparecido sino que se revitaliza año tras año. El CAMINO tiene magia y atrapa al hombre desde casi el nacimiento de la humanidad, y solo se descubre recorriéndolo.

    La elección de esta actividad no ha sido casual, sino que responde al deseo de la Asociación Cultural de ser un pequeño punto de reposo cultural en este atropellado camino vital que nos toca recorrer todos los días, en el que todos tienen cabida, sin distinción de religión, raza, sexualidad, edad, procedencia, lengua, ideología política, …, al igual que los participantes que han vivido esta experiencia, un grupo heterogéneo que ha contado hasta con un participante próximo a cumplir setenta y nueve años (79) y que, como todos los demás, terminó encantado con la experiencia, que supo a poco y con ganas de repetir.

     No te pierdas el próximo.

     La Asociación cultural está abierta a todos los que quieran fomentar la unión y la participación de vecinos y propietarios de los Amplàries, y los que quieran colaborar en esta labor serán más que bienvenidos.

    Pinchando en los enlaces que hay al final tendrás mas información de quienes somos, que hacemos y donde acudir si quieres disfrutar o colaborar, además de poder conocer las crónicas de las etapas del CAMINO.

LA CULTURA ES SINÓNIMO A TENER GANAS DE APRENDER

1ª ETAPA – BURGOS-HORNILLOS DEL CAMINO

2ª ETAPA – LEÓN-VILLANDANGOS DEL PÁRAMO

3ª ETAPA – ASTORGA-FONCEBADÓN

4ª ETAPA – MOLINASECA-VILLAFRANCA DEL BIERZO

5ª ETAPA – MONTE DO GOZO-SANTIAGO DE COMPOSTELA

VUELTA A CASA – SANTIAGO-PUEBLA DE SANABRIA-MADRID

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s